Objetivos

Lograr una movilidad sostenible, segura y saludable es el marco general para las medidas. El calmado del tráfico es coherente con la lucha contra el cambio climático, la mejora de la calidad del aire y la seguridad vial.

La seguridad vial continúa siendo un objetivo fundamental, inseparable de la velocidad del tráfico y de las condiciones para caminar o ir en bicicleta. La velocidad límite de referencia en zonas urbanas debe ser 30 km/h.

Los diseños deben evitar obstáculos, cuidar la accesibilidad universal y atender a las necesidades de todas las personas.

Evitar el contagio se ha convertido en una prioridad, para lo que es necesario mantener la distancia interpersonal. Las anchuras mínimas de los itinerarios peatonales han cambiado, y necesitamos más espacio para caminar, especialmente en calles con gran afluencia.

Criterios

La movilidad hay que pensarla en todas las escalas: calle, barrio y ciudad. Por eso se ha desarrollado una estrategia con medidas más generales y acciones muy concretas en cada espacio.

La rapidez de ejecución y la duración de las mejoras es un factor importante, y por eso es necesario considerar actuaciones temporales, provisionales y permanentes.

Se están realizando intervenciones ligeras y de bajo coste, que permitan probar las mejoras del espacio público para los peatones, las bicicletas y el transporte público. Las soluciones creativas incluyen pintura, mobiliario, juegos y diseños atractivos.

Las medidas deberán evaluarse de manera participada para decidir sobre su reversión o consolidación contando con todos los grupos y personas implicadas.